¿Qué relación tiene la salud bucal y lactancia materna?

La lactancia materna (LM) es una de las primeras y más importantes decisiones que toma una madre por su bebé, ayuda a combatir infecciones y reducir riesgos a enfermedades en los infantes mientras que minimiza las probabilidades de desarrollar cáncer de mama y ovarios en las madres, pero ¿Sabías que además incide en la salud bucal de los pequeños de la casa?

Un estudio realizado en U.S.A. índico que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida, son menos propensos a tener dientes torcidos o sufrir de maloclusión específicamente es 72% menor, en pocas palabras la succión constante que realiza el bebé al ingerir la leche materna da como resultado una mejor mordida.

Aún así esto no significa que tú bebé alimentado exclusivamente con LM no necesitará el apoyo de un odontólogo algún día, otros factores como la genética, el uso de chupón y la succión del pulgar afectan seriamente la alineación de los dientes, además cada niño es diferente incluyendo su proceso evolutivo.

Una de las preguntas más frecuencias que realizan las madres en consulta es ¿Debo dejar de amamantar a mi bebé cuando inicie la dentición? La respuesta es no si tú así lo deseas. La Academia Americana de Pediatría recomienda la lactancia materna durante el primer año de vida, mientras que la Organización Mundial de la Salud alienta a las madres para que sea por (2) dos años, siendo exclusiva los primeros 6 meses y luego complementaria. El dejar de amamantar debe darse cuando consideres que es lo mejor para ti y tú bebé, abarcando múltiples factores no solo la aparición de los primeros dientes.

Otro de los beneficios según expertos de la lactancia materna exclusiva es que existe un menor riesgo de caries por el biberón, ya que el infante no tiene una exposición prolongada a las bebidas que contienen altos niveles de azúcar. Los índices de padecer caries se incrementan exponencialmente en el caso de niños que se quedan dormidos con el biberón en la boca, bien sea de formula, leche o jugo de fruta, los dientes frontales son los más afectados aunque los demás también se encuentran expuestos.

Existe la falsa creencia que la leche materna no genera caries, pero la realidad es que a pesar de ser natural también contiene azúcar, por eso es tan importante cuidar los dientes y encías de tú bebé desde el principio, unos días después del nacimiento puedes tomar una gasa limpia y húmeda para limpiar las encías realizando círculos pequeños, cuando aparezca el primer diente es importante cepillar dos veces al día y estar atentos de utilizar pasta dental con flúor en la cantidad adecuado “un grano de arroz”.

Si necesitas realizarte un procedimiento dental que requiere medicación durante la lactancia, consulta a tú dentista, médico personal y el pediatra para asegurarte de que es totalmente seguro para el bebé. Es importante saber que hay antibióticos que se pueden ingerir sin que sea un peligro para el niño, porque la probabilidad que traspasen a la leche materna es muy reducida, por eso antes de tomar decisiones a la ligera es mejor consultar.

Al llegar un nuevo integrante a la familia muchas madres dejan de cuidarse como antes, así que acaban por olvidar cepillarse o usar un poco de hilo dental, lo que trae como consecuencia enfermedades de las encías, caries y problemas con los dientes. La prevención de caries es especialmente crucial en las madres, ya que el simple hecho de compartir una cuchara con tú bebé podría traducirse en transferir bacterias a su boca, es importante cepillarse mínimo dos veces al día y usar el hilo dental una vez al día.

Además el estrés al que se encuentran sometidas las madres primerizas puede generar la aparición de bruxismo, es el típico apretar y rechinar de los dientes causando tensión en los músculos del cuello y cara sobretodo aparece durante el sueño, es importante que consultes todos estos síntomas con tú odontólogo, a veces pensamos que un dolor de cuello no tiene nada que ver con nuestra salud bucal pero resulta que la causa se encuentra unida a esto, por otro lado el consumo de agua en las madres que lactan es vital no solo por la producción de leche también cuando existe resequedad en la boca, aumenta el riesgo de padecer enfermedades en las encías, caries y otras patologías.

Una historia simbólica pero muy sabia dice que si estas en un avión con problemas de turbulencia primero tienes que ponerte tú como mamá la máscara de oxigeno antes de colocársela a tu hijo, en pocas palabras es porque si tú no estás sana ¿Cómo vas ayudar a tú bebé? Así que es importante que te cuides en todos los aspectos para ofrecerle a tú pequeño lo mejor de ti.