Todo lo que debes saber sobre las prótesis dentales

Las prótesis completas reemplazan todos los dientes, mientras que las parciales llenan los espacios creados por dientes perdidos evitando que el resto cambie de posición, pueden clasificarse también en inmediatas o convencionales, las primeras valga la redundancia se insertan inmediatamente después de la extracción de los dientes naturales, mientras que las convencionales están listas para su colocación alrededor de 8 a 12 semanas después que los dientes se han eliminado y el tejido de las encías se encuentre sano, pero esto dependerá del odontólogo y caso particular del paciente, recuerda que pueden ser los mismos procedimientos pero cada ser humano es diferente. A continuación podrás resolver muchas dudas sobre este tema:

¿Quién necesita una prótesis?

Estas no son solo para personas de edad avanzada, cualquiera puede sufrir un accidente o consecuencias de otras enfermedades que generen la pérdida parcial o total de sus dientes, algunos de los beneficiados por este tratamiento son los pequeños de la casa que sufren caídas a cada rato, adultos con cáncer o adolescentes que en un accidente reciben impactos directos en la boca, cada caso es diferente lo ideal es que las prótesis se adapten a las necesidades reales del paciente.

¿Cómo es el proceso?

Lo primero es realizar un diagnostico para saber cómo se encuentran todas las estructuras de la boca no solo dientes y encías, luego realizar una impresión de la mordida para determinar las dimensiones y posición correcta de las futuras piezas dentales, el material para realizarla dependerá de si la persona sufre algún tipo de alergia, condiciones especiales y antecedentes, en cuanto a la duración no existe un tiempo especifico por el hecho que algunas son parciales y otras totales.

Siempre existirá un periodo de adaptación porque incluso las prótesis de mejor ajuste crean en el paciente incomodidad los primeros días, aunque la mayoría puede comenzar a hablar normal inmediatamente muchos reportan molestias a la hora de masticar, al inicio solo pueden ingerir alimentos suaves y blandos con el fin de reducir cualquier tipo de dolor o molestias, por otro lado es evidente el cambio en la apariencia facial, aumento de flujo salival, irritación e incomodidades menores pero con el tiempo pasarán.

¿Cómo cuidar mi prótesis dental?

Es importante retirar y cepillar la dentadura con un limpiador y cepillo especial, evitar el uso de agua caliente ya que esta puede deformar la pieza, en el caso de usar prótesis parciales deben retirarse antes de cepillarse los dientes naturales, cuando no se esté usando la dentadura dependiendo de las indicaciones del odontólogo puede sumergirse en agua o limpiador especial, procura guardarla siempre en el mismo lugar para evitar extravíos.

Se recomienda retirar la prótesis por la noche y remojar la misma en una solución de limpieza o agua, las investigaciones han demostrado que al descansar mínimo durante 8 horas ya sea durante el día o la noche el tejido de la encías es capaz de descansar, esto promueve una mejor salud bucal a largo plazo sin hablar de las famosas inflamaciones o puntos de presión.

Otra acotación es continuar con los chequeos regulares para que el odontólogo pueda examinar los tejidos orales y descartar signos de cualquier enfermedad. Con la edad la boca va a seguir cambiando, un ejemplo es el hueso debajo de su dentadura que se encoge o retrocede, debido a estos cambios puede ser necesario ajustarla o posiblemente rehacerla, nunca intentes ajustar la prótesis por tu cuenta siempre consulta antes con el profesional que te atendió desde un primer momento.

¿Existe alguna alternativa a las prótesis dentales?

Los implantes dentales son una posible alternativa, estos son raíces de los dientes artificiales anclados quirúrgicamente en la mandíbula para sostener un diente de reemplazo o puente en su lugar, los implantes y los puentes pueden ofrecer la “sensación” de dientes reales, pero son más costosos que las dentaduras postizas. No todos los pacientes son buenos candidatos para los implantes, así que asegúrate de hablar con tú dentista acerca de la opción que más se ajuste a ti.

Recuerda que tú eres el primer promotor de salud, es importante que te mantengas informado acerca de los procedimientos que te realizarán en un futuro o te hicieron en un pasado y no tenias ni idea, así se evitan confusiones y hasta posibles errores que probablemente cometas en casa con respecto a tú salud bucal.

¡Informarse es tarea de todos!