10 razones para visitar al dentista

A menudo muchas personas pasan años sin visitar al dentista, ya sea debido al miedo, la falta de dinero o porque piensan que sus dientes no tienen ningún problema, cualquiera que sea la razón, asistir mínimo dos veces al año a consulta odontológica previene infinidad de enfermedades orales y asegura una buena salud dental.

Si ya han pasado años desde tu última visita al dentista, eres curioso sobre temas de salud o quieres estar informado y saber cuándo es necesario acudir con un odontólogo esta lista es para ti:

1. Presentas alteraciones en tú salud en general

Existe un fuerte vínculo entre la buena salud dental y el bienestar general de una persona, la razón es que la condición de los dientes y encías, afecta directamente a casi todos los sistemas del cuerpo, incluyendo el circulatorio, digestivo, reproductivo y respiratorio, así que al mantener una buena salud dental estas reduciendo riesgos a sufrir otro tipo de problemas graves de salud.

2. Sufres de halitosis grave (mal aliento)

Aunque muchas personas lo toman como burla y de imagen desagradable, a veces el mal aliento es un signo de afecciones más complicadas, lo más común es que las partículas depositadas en los dientes por restos de comida, resequedad en la boca y productos de tabaco produzcan el mal aliento, pero un gran grupo de personas con dolencia hepática o renal, diabetes, bronquitis crónica y sinusitis pueden presentar un olor desagradable en la boca y no es solamente al despertar, un odontólogo es capaz de referirte con otro médico porque nota signos de diabetes y otras enfermedades sistémicas, para que seas tratado de inmediato, contribuyendo con una atención temprana, por otro lado, si ya conoces la enfermedad que tienes, el dentista te ayudará a disminuir la mayoría de signos orales desencadenados por la patología base.

3. Eres adulto mayor

El uso del hilo dental y cepillado diario, son importantes durante toda la vida, sin embargo los adultos mayores son más susceptibles a ciertas condiciones, como la acumulación de placa, enfermedades de las encías y caries dentales, esta última suele estar ubicada en la raíz del diente sobre todo si tienes empastes viejos, siendo común en las personas de edad avanzada.

4. Deseas una sonrisa brillante

Es verdad que llevar una buena higiene dental, junto con el uso de blanqueadores en casa de forma responsable, genera resultados fantásticos con dientes relucientes, pero visitar al dentista de forma regular con limpiezas dentales profesionales y tratamientos especializados aseguran una sonrisa saludable, además no solo se enfoca en los dientes sino también encías y todos los tejidos orales, el odontólogo es capaz de remover la placa debajo de la línea de las encías y lugares con difícil acceso entre los dientes donde el cepillo dental no llega con facilidad, sin hablar de los tratamientos dentales que ofrecen una protección más duradera contra la placa.

5. Tienes más de 6 meses que no vas al dentista

Incluso si tus dientes parecen estar bien y tienes una excelente higiene bucal visitar al dentista dos veces al año es siempre una gran idea, incluso si todo parece estar bien en la superficie es posible que existan problemas de atención dental subyacentes que sólo un dentista es capaz de diagnosticar, los chequeos regulares, exámenes y radiografías, mantienen una sonrisa brillante y saludable para toda la vida.

6. Presentas sensibilidad en los dientes, encías rojas e hinchazón

Estas son características fundamentales de la enfermedad periodontal, que se desarrolla como una infección en los tejidos que soportan los dientes, la gingivitis es una forma más suave y tratable de la patología, que sólo afecta a las encías, sin embargo conduce a una forma más grave de la enfermedad periodontal llamada periodontitis.

Algunas señales de advertencia incluyen sangrado de las encías, mal aliento que no se quita con el cepillado, encías rojas, hinchazón o sensibilidad en los dientes y hasta desprendimiento de los mismos, ten en cuenta que es posible no tener síntomas notorios y por eso es tan importante visitar a tú dentista de forma regular.

7. Observas sangrado en las encías

Si al cepillarte ves sangre en el lavabo es hora que hagas una cita con el odontólogo, ciertamente un cepillado incorrecto y mal uso del hilo dental en la mayoría de los casos son los culpables, pero el sangrado de las encías también es un signo de condiciones médicas más serias, se debe principalmente a la eliminación inadecuada de la placa que al no retirarla se endurecerá y en poco tiempo se convierte en sarro.

8. Quieres prevenir daños mayores

La mejor forma de prevenir complicaciones dentales, es con revisiones regulares, pero realmente comienza con excelentes hábitos de cepillado, uso de hilo dental y enjuague todos los días con técnicas correctas, el cuidado dental preventivo que realiza el dentista incluye limpiezas profesionales, exámenes y tratamientos con flúor cruciales en la prevención de enfermedades dentales, las visitas anuales también ayudan a identificar cualquier problema dental desde el principio para ayudar a prevenir daños mayores.

9. Deseas mejorar tú autoestima y confianza

La sonrisa es la característica facial más prominente y una parte importante de las primeras impresiones, una encuesta reciente descubrió que el 94% de las personas a nivel mundial lo primero que notan de otro individuo al verlo por primera vez son sus dientes, una sonrisa brillante, hermosa y sana hace maravillas con tú autoestima y la forma como te sientes con respecto a tú cuerpo, además genera diferencias drásticas en la forma de ver y sentir diferentes experiencias.

10. Buscas ahorrar dinero

Te estarás preguntando ¿Si las consultas son costosas como ahorro dinero? Pues al contar con un seguro dental evitas gastar tus ahorros al momento de presentar un emergencia, ahorras dinero al momento que consideras necesario visitar al odontólogo y por ende contratas a un seguro para estar al día con todas las consultas abonando dinero de forma cómoda.