Las visitas al dentista son escudos contra la neumonía

Desde enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y hasta neumonía, son algunas de las condiciones que aparecen al no acudir al dentista con regularidad, si a esto le sumanos una práctica deficiente de higiene oral las consecuencias serán peores.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Commonwealth de Virginia en Estados Unidos, integrando 26,000 personas evidenció que los individuos que nunca fueron al dentista tenían un riesgo de hasta 86% de desarrollar neumonía en comparación con los que acudieron dos veces al año.

Michelle Doll, directora de esta investigación expresa que la conexión entre la salud oral y la neumonía está documentada, y las visitas al dentista son importantes para reducir el riesgo de contraer esta enfermedad respiratoria, ciertamente es imposible eliminar las bacterias de la boca incluso son necesarias para mantener un ambiente equilibrado, pero al mantener una buena higiene bucal y estar pendientes de nuestras visitas al odontólogo se mantienen a raya las bacterias dañinas que pueden llegar a cualquier parte de nuestro cuerpo.

Por lo general las visitas al dentista se asocian con accidentes o emergencias y esto no debería ser así, los especialistas recomiendan asistir mínimo dos veces al año a menos que el odontólogo tenga otra recomendación en base a las necesidades del paciente, no solo tendrás encías y dientes sanos, sino también ayudarás a disminuir la cantidad de bacterias dañinas que se alojan en la cavidad oral y que son capaces de originar enfermedades como la neumonía.

Los estudios realizados hasta la fecha evidencian la fuerte relación que existe entre la salud oral y general del individuo, por esa razón se deben tomar precauciones en ambos casos e incorporar el cuidado bucodental correcto a la rutina diaria.

Lo interesante de la investigación esta Universidad es que fueron más allá, detectando que casi un millón de estadounidenses que enferman de neumonía y 50,000 de ellos mueren por esta misma causa.

Además los investigadores analizaron los datos obtenidos en la Encuesta del Panel Médico, donde preguntaron sobre las visitas a la atención general incluyendo el cuidado dental, los costos y satisfacción durante la experiencia. Encontraron que 441 de 26,246 personas en la base de datos tenían neumonía bacteriana (1.68%) y que aquellos que nunca habían tenido exámenes dentales tuvieron mayor probabilidad de padecer neumonía en comparación con los que tenían citas bianuales.

El cuerpo humano tiene 10 veces más microbios, bacterias, hongos y virus que las células humanas ubicadas en el sistema gastrointestinal incluyendo la boca, algunos microbios son beneficiosos pero incluso estos son capaces de causar enfermedades bajo ciertas circunstancias. En algunos casos las bacterias son inhaladas o aspiradas accidentalmente hacia los pulmones provocando neumonía, las bacterias responsables de esta enfermedad incluyen estreptococos, haemophilus, staphylococcus y bacterias anaerobias.

En este orden de ideas no olvides las citas con tu odontólogo, reducir la cantidad de bacterias que podrían ser aspiradas, que dan paso a la infección pulmonar que hincha o inflama el tejido en uno o ambos pulmones, los síntomas frecuentes de la neumonía son tos, dificultad para respirar, latido cardíaco rápido, sensación de fiebre, malestar general, pérdida de apetito, dolor en el pecho, sudor y temblores.

En casos extremos se acompaña de tos con sangre, dolores de cabeza, fatiga, náuseas o vómitos, sibilancias, dolor articular, muscular y desorientación. Afecta alrededor de ocho de cada 1,000 adultos cada año, especialmente en el otoño e invierno donde los más susceptibles a la infección son los jóvenes y ancianos.

La salud es uno de los tesoros más preciados que tiene una persona en cualquier rincón del mundo, sin importar su condición económica, color de piel ni religión, entonces ¿Por qué no la cuidamos como se merece? La excusa en la mayoría de los casos es la falta de dinero, pero al tener un seguro dental los costos disminuyen y solo hace falta motivación y constancia para cumplir los pasos básicos pero infalibles para mantener alejada la neumonía y otras patologías.